27.11.09

Respeto y libertad

Article de Xavier Vinyals el 28 de desembre de 2008 a El Mundo

Pido de antemano disculpas al lector por el tono moralista y de sermoneo del presente escrito, pero son pocas las oportunidades que tengo de expresarme en un medio de comunicación tan abiertamente hostil a nuestras pretensiones como el presente. Agradezco la oportunidad que se me presenta de expresarme a un público, sin duda , exigente con mis palabras, aunque espero que no intransigente, por cuanto a nuestras ideas y pretensiones se trata. Espero no herir los sentimientos de nadie ni decepcionarles en demasía. Pido también, si es que no es demasiado pedir, un pequeño esfuerzo de comprensión al aguerrido lector que tenga a bien la voluntad y paciencia de leerlo entero.

Respeto y libertad. O libertad y respeto. Tanto monta, monta tanto. Eso es lo que ofrecemos y eso es, exactamente, lo que exigimos. Ni más, ni menos. Todo lo demás son invenciones interesadas o polémicas estériles y que sólo benefician a no sabemos exactamente quién. Probablemente a alguien que se gane la vida con ello.

Ofrecemos respeto. Respeto a todas las Selecciones Nacionales del mundo. A todas y cada una de ellas, sin excepción. Respetamos a los deportistas que participan en ellas, del primero al último, con orgullo o sin él, con grandes beneficios económicos personales o sin nada a cambio por ello. Respetamos a todas las Federaciones Deportivas. A todos sus dirigentes. Respetamos a todos los aficionados que apoyan a sus selecciones. Respetamos sus sentimientos de identificación con todos ellos, su pasión por su selección . Respetamos a los todos los deportistas: sus triunfos , sus logros, su esfuerzo personal, su esfuerzo colectivo. Sus sueños y sus decepciones. A nuestro modo de ver todos deberían ser iguales y tener la mismas oportunidades, sin ningún tipo de discriminación por motivo de sus creencias religiosas, del color de su piel, de su ideología política o del color de la camiseta que defienden. Ofrecemos respeto para que cada uno sienta cuál es su nación. Sin negar a ninguna otra nación ni decidir por nadie a qué nación debe pertenecer. Con respeto.

Ofrecemos libertad. Libertad para los sentimientos de cada uno de nosotros. Que cada cuál sienta lo que quiera y como quiera. Ofrecemos libertad para sentir los colores de una bandera y no los de otra. Ofrecemos libertad para los deportistas que quieran participar con una Selección Nacional determinada y para los que no quieran hacerlo. Sin obligaciones, sin sanciones ni imposiciones. Ofrecemos libertad de elección del primero al último de los deportistas. Ofrecemos libertad para cada una de las Federaciones Deportivas de elegir su propio destino a conveniencia y voluntad , sin coacciones, sin miedo a represalias. Ofrecemos libertad a los deportistas y aficionados de apoyar a la Selección Nacional que les venga en gana. Sin contravenir ni sus deseos ni sus sentimientos. Libertad para elegir lo que a cada uno le haga ser feliz. Ofrecemos libertad para que cada uno sienta cuál es su nación. Sin negar a ninguna otra nación ni decidir por nadie a qué nación debe pertenecer .Con libertad.

La voluntad de uno, si se ejerce con respeto y libertad no debe de ser cuestionada. Es simple. Nosotros ofrecemos respeto y libertad, del mismo modo que exigimos respeto y libertad. En paz y fraternidad.

Article publicat al diari El Mundo de diumenge 28 de desembre de 2008.